Rafael y Lucía García, de San Fernando, en el condado de Los Ángeles, llevaron más de 85 piezas de pollo frito en su vuelo de Avianca del 13 de febrero de 2020 desde El Salvador a LAX. Los García, originarios de El Salvador, traen el pollo para familiares y amigos.

You are watching: Me regresaron del aeropuerto de estados unidos


Norma Ramírez bajó del vuelo 1903 de Delta, proveniente de la ciudad de Guatemala, con una mochila, una almohada azul para el cuello y un aromático equipaje de mano: mucho pollo frito.

Este año, a fines de marzo, la mujer de 54 años regresó a Los Ángeles después de pasar dos semanas con la familia de su esposo. Como hace casi todas las veces que sale de su país natal, Guatemala, Ramírez llevaba cajas de Pollo Campero.

Su esposo había regresaexecute con una caja de 12 piezas después de un viaje en diciembre, y ahora le tocaba a ella honrar el routine. Esta vez, se le unieron en el vuelo de cinco horas 30 alas y un combo de ocho piezas.


Can Times staffers Brittny Mejia, Cindy Carcamo and Ruben Vives tell the difference in between the U.S. and also Central American versions of Pollo Campero?


“Me recuerda a mi infancia”, afirmó Ramírez, mientras transportaba tres maletas y su preciada carga en un carrito de equipaje por el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles.


*

Norma Ramírez, de 54 años, llegó al Aeropuerto Internacional de Los Ángeles a fines de marzo, después de visitar a su familia política en Izabal, Guatemala. Como casi siempre, regresó con cajas de Pollo Campero, una cadena guatemalteca.
Durante años, la gente ha volaperform desde América Central a EE.UU con Pollo Campero, y las cabinas de los aviones se impregnan del aroma distintivo de esa comida frita. Los familiares que de otra manera evitan el ajetreo de las autopistas 405 y 105 en la hora pico, de repente se enfrentan a un viaje a LAX para recoger a sus parientes que regresan cargando cajas de pollo.

La pandemia de COVID-19 detuvo temporalmente la ‘Operación Pollos Voladores’ luego de que los aeropuertos internacionales de El Salvador y Guatemala cerraran, hace un año. Pero ahora, con los restaurantes del aeropuerto abiertos una vez más, toexecute está nuevamente en funcionamiento.


No es que haya escasez de restaurantes Pollo Campero en EE.UU. Son casi 100 en toperform el país, incluidos 17 en California. Una portavoz de la empresa insiste en que los locales estadounidenses “utilizan exactamente la misma receta y el mismo proceso de marinaperform que los socios guatemaltecos”.

Pero para muchos guatemaltecos y salvadoreños, el pollo estadounidense carece de un ingrediente clave: el sabor a hogar.

Donde va la nostalgia, siguen las papilas gustativas. La gente lleva bagels de Zabar’s de Nueva York a California y las hamburguesas In-N-Out a la costa este. Pero la ruta hacia el norte de Pollo Campero es diferente: sigue estelas de guerra y angustia.

El primer Pollo Campero abrió sus puertas en Guatemala en 1971 y la cadena se extendió rápidamente por Centroamérica. Poco después, estallaron guerras civiles en El Salvador y Guatemala, y cientos de miles de inmigrantes dejaron atrás a las personas, lugares y cosas que amaban para mudarse a EE.UU. Muchos se establecieron en Los Ángeles, que en 2018 tenía más de medio millón de residentes de origen centroamericano.


Antes de que Pollo Campero extendiera sus alas por Estados Unidos, la cadena estimó que, al año, vendía más de tres millones de pedidos para llevar a través de puntos de venta en el Aeropuerto Internacional La Aurora en Guatemala y el Aeropuerto Internacional San Salvador en El Salvador.

See more: How To Check Continuity In A Long Wire, (Quickly & Easily!)


*

Pollo Campero, en el Aeropuerto Internacional La Aurora, de la Ciudad de Guatemala.
(Gary Coronacarry out / Los Angeles Times)
Por años, la broma ha sido: si no traes Pollo Campero, ¿Realmente fuiste a Centroamérica?


My fave memories is going to pick up my mommy from LAX and seeing all the Central American families with their hands full of pollo campero